Testimonio de

Linda Salinas Madariaga

Creo que preparar el grado es la peor etapa de la carrera de Derecho, ya había reprobado mi examen anteriormente, y tenía la presión de todos para pasarlo, en ese momento una amiga me dijo “wna este tutor es bueno, toma sus tutorías”, le hice caso y espere que hubiese cupos y fue la mejor decisión que he tomado por lejos.

Sus clases son fáciles de entender están llenas de ejemplos que te hacen comprender la materia de mejor manera.

Siendo sincera me esperaba uno de esos tutores súper estirados que le entiendes la mitad y la otra es chino mandarín, pero no, explica muy bien y si no entiendes lo vuelve a hacer, comprendí cosas que en la universidad nunca hice y acá parecían mucho más sencillas, aunque en sus interrogaciones eran bastantes difíciles, son muy prácticas cosa que se agradece.

En las interrogaciones individuales creo que jamás alguien mató tanto a su tutor en los ejemplos como yo, en cada evaluación terminaba muerto de alguna manera (igual es genial poder reír un poco en las clases, creo que no olvidaré unos cuantos ataques de risa, hicieron que este proceso no fuese tan largo y estresante). Los apuntes de sus clases más los apuntes que él nos proporciona (los cuales son súper fácil de leer y entender) te hacen la vida mucho más simple.

Una de las cosas que más rescato es su compromiso con sus alumnos, se frustra más él con nuestros fracasos que nosotros mismos, está dispuesto al 100%, te apoya, te guía, te dice en qué fallaste y en que te debes enfocar, lejos el mejor tutor que se puede tener.